Construimos un horno solar casero con cajas

4 years ago by in Creatividad, Desarrollo intelectual

Una manera práctica de introducir a los niños en las energías alternativas y por otro lado tener otra opción al horno convencional para hacer comida real en casa :-)

Tenemos una  versión sencilla y otra más completa. Empezamos con la completa. Necesitamos:

  • Dos cajas de cartón, una más pequeña que la otra y que dentro de esta quede al menos 4 centímetros libres por cada lad
  • una lámina de cartón para hacer la tapa (u otra caja que desmontar)
  • papel de aluminio
  • papel film
  • papel de periódico
  • celo
  • cartulina negra o bandeja negra metálica

Para explicar el proceso me voy a ayudar de algunas imágenes de mi horno solar y unos diagramas de sitiosolar.

Forramos la caja más pequeña de papel de aluminio, por dentro y por fuera. En el fondo irá la cartulina o bandeja. Aquí pondremos los alimentos una vez terminado. La caja más grande la forramos por dentro

Damos la vuelta a la caja grande y hacemos un agujero con el tamaño exacto de la caja pequeña

Este es mi resultado

Metemos la caja pequeña en la grande y usamos la solapa para mantenerla pegada

Este es mi horno visto desde abajo

Se debe rellenar el hueco entre las dos cajas antes de cerrarla de bolitas de unicel. Como yo no tenía puse papel de periódico. El objetivo es retener el calor.

Ya solo nos queda la tapa

Se dobla como aparece en el dibujo, haciendo una tapa que encaje en el horno. Se abre una tapa abatible, por donde veremos los alimentos y por donde pasará la luz reflejada desde la tapa de aluminio. Ese hueco por detrás se tapa con el papel film y por dentro y la tapa abatible se cubre de papel de aluminio.

Con un palo de brocheta mantendremos la tapa abierta. Ya tenemos el horno! Solo tenéis que dirigir la solapa para que el sol incida lo máximo posible dentro del horno.

La versión sencilla vista en makezine solo necesita una caja de pizza o cualquier caja con tapa (no solapas). Se forra por fuera y dentro de papel de aluminio, se corta la tapa como se ve en la imagen y se cierra con papel film al igual que en la versión detallada que hemos visto anteriormente. El fondo se tapa con algo negro, papel o una bandeja metálica a ser posible, y se enrolla unos periódicos y ya lo tenemos. Mantendrá mucho menos el calor que la anterior, pero sirve para hacer pequeñas porciones de comida, entre otras pequeñas pizzetas solares! (nada crujientes, pero seguro que a los niños les sabe muy ricas si las hacen ellos mismos)

Hemos hecho dos pruebas: patatas guisadas con bolitas de carne (creo que para ser la primera sin conocer los tiempo lo compliqué demasiado) y pastel de atún.

La primera salió a medias. Las albondiguitas estaban perfectas, pero las patatas duras. Las tendría que haber dejado más tiempo (estuvo hora y media) o cortarlas mucho más pequeñitas. Aquí podéis ver como se nota que el interior está caliente.

Y este fue el resultado: patatas, bolitas de carne, pimientos, cebolla, tomates, sal y pimienta. Como decía antes las albóndigas estaban perfectas, así que para hacer albóndigas solas va bien.

El segundo salió mejor, un poco feito, pero bueno. Aquí cuando puse los pequeños moldes con la mezcla.

y aquí el resultado

Es cuestión de conocer los tiempos y combinaciones de alimentos, pero os puedo asegurar que funciona muy bien.